motricidad gruesaLa motricidad gruesa se refiere al control y movimiento de los grupos musculares generales del cuerpo, tales como la cabeza, el tronco, las piernas y los brazos.

En los niños, estas destrezas se desarrollan de arriba hacia abajo, y desde el centro del cuerpo hacia los lados, es decir, primero logran controlar la cabeza, luego el tronco y con ello el equilibrio, lo que les permite girarse (de boca arriba a boca abajo y viceversa) y sentarse, para luego comenzar a usar las piernas para gatear, caminar, saltar y correr. Para que aparezcan los movimientos de hombros, brazos y manos se necesita lograr el control del tronco.

Para estimular esta área desarrollo necesitamos juguetes que incentiven el movimiento y a desarrollar la precisión y la coordinación de éstos, como, por ejemplo: gimnasios, caminadores, arrastres, juego de bolos, correpasillos, bicicletas, pelotas.

 

motricidad finaLa motricidad fina es aquella que compromete el movimiento y control de las manos y dedos, incluyéndose también en esta clasificación la coordinación ojo - mano.

Lo primero que observamos en los bebés es el reflejo prensor, esto es, cerrar el puño inconscientemente al rozar la palma de su mano, para luego tratar de agarrar los objetos con sus manos, sostenerlos por un corto periodo de tiempo y llevárselos a la boca, que es la manera que tienen en ese momento de explorar los objetos. Aproximadamente a los 4 meses y medio aparece la intención de prensión (el querer ir a tomar un objeto voluntariamente) y posteriormente aparece la "garra" y luego la "pinza", usando los dedos para pellizcar los objetos, insertar piezas en juguetes de encaje, hasta llegar a manipular cierres, botones, tijeras, lápices, etc.

Para estimular esta área necesitamos juguetes que impliquen manipular piezas, como, por ejemplo, sonajeros, juegos de bloques, de encaje, de apilar, de enhebrar, de enroscar, etc.

 

lenguajeEl lenguaje es el principal medio de comunicación de los seres humanos, es una habilidad intrínsica que se aprende de manera natural en los primeros años de vida y depende principalmente de la maduración biológica y las influencias ambientales. Existe comunicación verbal y no verbal y dentro de la comunicación verbal podemos observar el lenguaje comprensivo y expresivo.

Como precursores del lenguaje deben existir componentes como la atención conjunta (por ejemplo el mirarse mientras se conversa) y la intención comunicativa (el deseo de comunicarse con el otro independiente del medio que use para ello)

El lenguaje verbal se inicia con la etapa pre-lingüística, es decir, aquellas expresiones vocales y sonidos que realiza el bebé desde el llanto hasta los gorjeos y balbuceos en el primer año de vida, para luego pasar a la etapa lingüística, donde el niño comienza con sus primeras palabras y frases. Cabe señalar que lo anterior se refiere al lenguaje expresivo, y que previamente y en mayor proporción se estará desarrollando el lenguaje comprensivo. Es muy importante mantener el equilibrio entre ellos, porque el retraso de uno puede implicar el retraso del otro.

Para estimular esta área necesitamos libros, juguetes con imágenes, letras y vocabulario, títeres, juegos de roles, etc.

 

sensorialCuando hablamos de estimulación sensorial hacemos referencia a la entrada de información del entorno al sistema nervioso a través de los órganos de los sentidos (ojos, oidos, piel, olfato, gusto) para elaborar sensaciones y percepciones.

Gracias a los sentidos, y explorando el entorno mediante el movimiento (acción y experimentación), se produce el proceso de asimilación y acomodación, que permite la construcción de aprendizajes y la comprensión del mundo que nos rodea. Este proceso tiene lugar de forma natural en todos los niños y niñas desde el nacimiento y va madurando con el tiempo. Es a través de esta área de desarrollo que toma sentido la relación de "aprender por medio de la acción".

Para estimular esta área necesitamos sonajeros, móviles, gimnasio, libros con imágenes, juguetes musicales, juegos con diferentes texturas, peluches, puzzles, memorice, etc.

 

socio afectivoEl desarrollo socio afectivo considera conceptos tales como: apego,interés por el medio (por las personas), confianza, seguridad. El fortalecimiento de esta área se realiza inicialmente mediante el vínculo con la madre y posteriormente con las personas significativas que lo rodean, para luego expandirse a la sociedad en la cual se encuentra inserto (jardín, colegio, plazas, etc)

Es importante que los padres inviertan tiempo en estar con sus hijos, jugar con ellos, favoreciendo que las interacciones sean recíprocas (miradas, sonrisas, cosquillas, todo aquello que implique complicidad entre el padre/madre y el niño). Es altamente recomendable reforzar a los niños con palabras de ánimo, muestras de afecto o un “¡Muy bien, tú puedes!”, con el fin de valorar los avances que los pequeños van teniendo durante su desarrollo.

Para estimular esta área necesitamos juguetes y/o materiales que faciliten la aparición del juego simbólico, tales como cocinitas, tazas, platos, muñecos, cajas de herramientas, autitos, disfraces. Para niños mayores a 4 años, se sugiere incorporar los juegos grupales de mesa (o que potencien el trabajo en grupos y equipos).

 

cognicion

En esta área el niño comienza a entender el mundo a través de estructuras y la interacción con el entorno. Para desarrollar esta área, el niño requiere de experiencias mediante las cuales desarrollará sus niveles de pensamiento y aprendizaje, capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones, memoria, imaginación, creatividad, orientación espacial y reaccionar de forma rápida ante diversas situaciones.

El desarrollo cognitivo en los bebés evoluciona desde los reflejos innatos, que más tarde se convierten en aprendizajes. Luego aparecen las acciones de causa y efecto (acciones que obtienen un resultado) y con éstas, los primeros esquemas mentales, llegando más tarde a elaborar acciones intencionadas. Desde los 2 años de edad, se produce un avance en la forma de pensar, apareciendo el juego simbólico, donde los niños representan situaciones que son conocidos por ellos, como: hacer comida, martillar, bañar a un bebé, etc.

Para estimular esta área necesitamos de puzzles, juegos de bloques, encaje, apilar, enhebrar, enroscar, instrumentos musicales, memorice, tarjetas de asociación, laberintos, juguetes para la playa, disfraces y títeres. 

autonomia

La autonomía es un proceso en el desarrollo del niño donde comienza a forjar independencia emocional y física respecto a las personas con las que se relaciona principalmente. También está ligada con la seguridad en sí mismo, aceptación de normas, capacidad de superar la frustración y saber aceptar responsabilidades.

Los procesos de autonomía parten desde muy pequeños y es lo que se puede reconocer como independencia en los niños para realizar actividades por sí solo. De esta manera, la autonomía parte cuando el bebé comienza a afirmar su mamadera, comer con la mano y luego con una cuchara, extender los brazos y piernas cuando se le viste, sacarse los calcetines, sacarse los zapatos.

A medida que va creciendo el niño aprende a comer solo, vestirse, expresa la necesidad de ir al baño, es capaz de beber desde un vaso, cepillarse los dientes, y así sucesivamente.

Para estimular esta área necesitamos juegos de té, comidas, cocinitas, cubos multifuncionales, zapatos para enhebrar, etc.

Whatsapp

Haz tus consultas o llámanos:
+56949947957

Redes sociales


 facebook instagram  you tube

Código Postal

Conoce tu Código Postal visitando www.correos.cl
correos chile

Despacho a regiones

starkenTarifas de despacho vía Starken/Tur-Bus aplican exclusivamente para las siguientes ciudades: Descargar